RADIO DIGITAL SAN JUAN

Según un estudio, dormir bien puede ayudar a recuperar los recuerdos más débiles

REDES SOCIALES

Investigadores del Laboratorio de Neurociencia Funcional de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) han demostrado que dormir bien puede ayudar a recuperar los recuerdos más débiles y cómo reducir a la mitad el tiempo de sueño nocturno, aunque sea una sola noche, afecta negativamente a la formación de nuevas memorias.

En concreto, los expertos, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista Scientific Reports y recogido por la plataforma Sinc, han evidenciado que restringir el sueño a cuatro horas en una sola noche dificulta la adquisición de nuevas memorias al día siguiente.

Además, han observado cómo una duración «normal» de sueño, que para la mayoría de las personas jóvenes oscilaría entre siete y ocho horas, podría revertir estos efectos. También los expertos han evidenciado que el sueño nocturno posterior a la adquisición de las nuevas memorias contribuye sobre todo a fortalecer aquellas memorias que son poco estables.

«Los resultados demuestran por primera vez que el sueño mejora el recuerdo de las memorias más débiles contribuyendo a prolongar este proceso de reactivación. Esta recuperación podría facilitarse no solo a través del sueño nocturno, sino también a través de una siesta», han informado los investigadores.

La investigación se realizó en personas jóvenes, todas ellas universitarias. A la mitad de ellas se les permitió dormir 8 horas mientras que a la otra mitad solo se les permitió dormir durante las últimas 4 horas de la noche. Al día siguiente, ambos grupos tuvieron que memorizar pares de caras de personajes famosos.

Cada par de caras se presentó cuatro veces a lo largo de la prueba, de manera que se pudo evaluar qué consistente era el patrón de actividad eléctrica cerebral asociado a cada una de las repeticiones. Estudios previos ya habían mostrado que cuanto mayor es la consistencia de la actividad cerebral tras varias repeticiones del mismo evento más fuerte es la representación neural de ese evento y mayor la probabilidad de que este se recuerde posteriormente. Esta consistencia y, por tanto, la fuerza de la memoria se vio claramente comprometida en el grupo que fue sometido a la restricción de sueño.

Sin embargo, tras permitirles dormir un periodo de 8 horas en la noche siguiente al experimento, los dos grupos de participantes mostraron una ejecución muy similar en la prueba de memoria. Aunque la reactivación cerebral asociada al proceso de recuperación también fue comparable en ambos grupos, el grupo que había sufrido restricción de sueño mostró una reactivación más prolongada en el tiempo.

Finalmente, los investigadores se preguntaron si el sueño de la noche siguiente podía estar contribuyendo a este cambio. «Efectivamente, el grado de acoplamiento entre las ondas lentas y los husos de sueño, dos eventos neurofisiológicos que caracterizan al sueño de ondas lentas, estaba asociado al proceso de reactivación cerebral y a la recuperación de la memoria», han explicado.

La reactivación más prolongada ayudó a las personas que habían sufrido restricciones de sueño a recuperar los recuerdos más débiles. En definitiva, el estudio ha mostrado que incluso cuando dormir poco pueda afectar negativamente al proceso de formación de la memoria, dichos efectos podrían revertirse si la duración del siguiente periodo de sueño es «normal».

«Pero sin en vez de eso, se produce una restricción crónica de sueño, algo bastante frecuente en nuestra sociedad actual, la memoria podría volverse vulnerable», advierte la investigadora.

NOTICIA DE lanacion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *