RADIO DIGITAL SAN JUAN

¿Por qué el encierro confunde nuestro sentido del tiempo?

REDES SOCIALES

El brote de coronavirus ha vuelto obsoletos los calendarios. Aquellos que trabajan pueden distinguir entre los días de la semana y los fines de semana, pero para las millones de personas que han sido suspendidas de sus trabajos, es aún más difícil diferenciar un día del siguiente

Podríamos haber vivido nuestras vidas atadas a una agenda (reuniones, cenas con amigos, clases y vacaciones para romper la monotonía), pero el brote de coronavirus ha vuelto obsoletos los calendarios. Y a medida que algunos países del mundo atraviesan el segundo mes de encierro, parece que muchos de nosotros (especialmente aquellos que trabajan desde casa) estamos empezando a perder la noción del tiempo.

Fueron unos largos marzo y abril, quizás los más largos que cualquiera de nosotros pueda recordar. Y sin embargo, mayo está en camino de ser, si no el mes más cruel, inesperadamente el más corto. Estrictamente hablando, nada de eso tiene sentido. Hubo 31 días en marzo y 30 en abril, como siempre, y habrán 31 en mayo. Y, sin embargo, el coronavirus no solo ha volcado el espacio, remodelando el paisaje que nos rodea para que los centros de la ciudad, que alguna vez estuvieron abarrotados, ahora estén vacíos y desiertos, sino que también ha alterado el tiempo.

Si bien es posible que podamos cambiar un poco las cosas variando el horario de las salidas al supermercado, las reuniones por Zoom o haciendo ejercicio por la tarde en lugar de por la mañana, todos los días son más o menos lo mismo cuando estamos atrapados en casa.

Aquellos que trabajan al menos pueden distinguir entre los días de la semana y los fines de semana, pero para las millones de personas que han sido suspendidas de sus trabajos, es aún más difícil diferenciar un día del siguiente. Las búsquedas de Google sobre “¿qué día es?” han estado aumentando constantemente durante la cuarentena a medida que la gente intenta desesperadamente recuperar la normalidad.

Del mismo modo, la frase fue tendencia en las redes sociales, con más de 307.600 publicaciones bajo el hashtag #WhatDayIsIt en Instagram que demuestran cuántas personas están luchando con el fenómeno.

¿Por qué el bloqueo confunde nuestro sentido del tiempo?

Luchar con el tiempo es normal dado que la pandemia ha roto nuestro sentido de la rutina, dice Mary E. McNaughton-Cassill, profesora de psicología clínica en la Universidad de Texas. “Durante los tiempos normales, nuestros días, semanas y meses siguen patrones predecibles”, le dice en diálogo con The Independent“La forma en que nos vestimos, lo que comemos, cuándo nos acostamos y cuándo nos levantamos están dictados por nuestras rutinas de trabajo, escuela y ocio”. Esta dependencia de la estructura es la razón por la cual ciertas actividades o formas de comportamiento se han convertido en sinónimos de los días de la semana.

Es por eso que frases como “para un lunes” y “es casi viernes” se han convertido en un lenguaje común para describir un cierto estado de ánimo o patrón de comportamiento. Por ejemplo, luchando con la motivación un lunes y eufórico un viernes, explica McNaughton-Cassill.

Pero en el encierro, por supuesto, muchas de estas señales han sido eliminadas. Nuestras casas ya no son lugares para relajarse. Son nuestras escuelas, guarderías, oficinas, cafeterías, espacios de trabajo conjunto, bares y cines.

“Incluso cuando tenemos tiempo libre, los restaurantes y teatros están cerrados, y los eventos deportivos en los que confiamos para el entretenimiento han sido suspendidos”, agrega la especialista. “El resultado es que los días tienden a correr juntos, y en ausencia de diferencias claras entre los días se hace difícil distinguirlos”.

Es una sensación similar a cuando estamos de vacaciones o mal, y por lo tanto no estamos siguiendo nuestras rutinas normales. Esto es particularmente cierto para aquellos que trabajan desde casa que normalmente estructuran sus días en torno a sus horas de oficina y su viaje.

“Ahora, hay menos señales relacionadas con el trabajo para que las personas puedan controlar sus días”, explica McNaughton-Cassill, por lo que no solo perdemos la noción de los días, sino también del tiempo.

Sin un viaje o planes sociales, también tenemos más tiempo para pasar en casa que nunca. Por lo tanto, es posible que nos encontremos participando en actividades reconfortantes y escapistas para llenar ese tiempo, como ver una serie de televisión o pasar horas en las redes sociales.

“Tales actividades también pueden difuminar el tiempo porque no estamos prestando atención a las cosas del mundo real que nos rodean”, asegura. El aumento del tiempo de pantalla también puede dificultar nuestro sueño y provocar sentimientos de “aturdimiento”, que también pueden alterar nuestro sentido del tiempo.

¿Podemos hacer algo al respecto?

Para aquellos que experimentan dificultades para recordar la hora o qué día es, los especialistas sugieren reforzar la estructura y el ritmo en la rutina diaria. Tratar de despertarse a la misma hora todos los días, comer comidas saludables a intervalos regulares y asegurarse una hidratación adecuada durante todo el día. Es mejor evitar el exceso de alcohol, ya que esto alterará aún más los patrones de sueño.

Otros consejos incluyen hacer ejercicio cuando sea posible, no permanecer sentado durante períodos prolongados de tiempo y establecer algunos límites en sus horas de trabajo, evitando trabajar horas extras. Intentar crear una estructura diferente para el fin de semana de los días de la semana también ayuda.

Dado que no sabemos cuánto durará este período de bloqueo, la experta explica que también es importante tratar de aceptar esta nueva realidad. “Establecer objetivos específicos y programar el tiempo para alcanzarlos, además de nuestras otras obligaciones, puede ayudarnos a estructurar los días y sentirnos más productivos”, agrega. Esto también proporcionará una sensación de logro, algo que a muchos de nosotros nos falta en tiempos de cuarentena.

McNaughton-Cassill sigue siendo optimista de que, si se maneja correctamente, el bloqueo pasará volando y antes de que nos demos cuenta, volveremos a sentir ansiedad por nuestras vidas demasiado programadas: “Irónicamente, una vez que contengamos este virus y las cosas vuelvan a la normalidad, podemos encontrarnos perdiendo este tiempo menos estructurado».

FUENTE: INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *