RADIO DIGITAL SAN JUAN

El día que el coronavirus golpeó fuerte al jazz: Murieron Wallace Roney, Ellis Marsalis y «Bucky» Pizzarelli

REDES SOCIALES

El coronavirus está golpeando fuerte a la humanidad y este jueves, en los Estados Unidos, se conoció la noticia de una triste coincidencia: la muerte de tres figuras del jazz: Wallace Roney, Ellis Marsalis y «Bucky» Pizzarelli.

Cuenta la leyenda que, en los años en los que el jazz tradicional era rey de Nueva Orleans, Ellis Marsalis no seguía los designios ni las modas de su ciudad natal. Dicen que estaba más interesado en las nuevas tendencias de un jazz moderno que hizo bisagra en la década del cuarenta. Quizá el impulso juvenil lo haya llevado a la novedad, pero hay otros datos que, ante la noticia de su muerte, ocurrida hoy, por una complicación derivada de coronavirus , permiten ver que sus 85 años de vida estuvieron muy ligados a la tradición.Ads by 

En primer lugar porque Ellis se ha destacado más como pedagogo que como pianista de jazz. Por otra parte, porque fue el cacique de un verdadero clan de músicos que dio a dos grandes figuras de un jazz contemporáneo que está fuertemente marcado por la historia y la tradición de esta expresión musical centenaria. Sus dos primero hijos, Branford y el excepcional Wynton , tienen párrafos ganados en la historia grande del jazz. Y, seguramente, la pasión por el lenguaje musical y el rigor académico de Ellis haya tenido mucho que ver con el camino que han tomado varios de sus hijos (Delfeayo y Jason, también músicos).

«Ellis Marsalis era una leyenda. Era el prototipo de lo que queremos decir cuando hablamos del jazz de Nueva Orleans», señaló la alcaldesa de esa ciudad, LaToya Cantrell. El mensaje que Branford dejó en redes sociales lo dice todo: «Mi papá fue un músico y profesor gigante, y mucho mejor padre. Hizo todo lo posible para hacer de nosotros lo mejor que se podía».

Padre e hijo

Probablemente John Pizzarelli ha padecido las duras miradas de su padre cuando, recién estrenado su título de veinteañero ya acompañaba al veterano Bucky, que no dejaba pasar por alto el mínimo error. Pero valió la pena. John salió guitarrista y de los buenos. Un poco de herencia, otro tanto de talento propio, como el de su padre, que falleció a los 94, en Saddle River, Nueva Jersey, en otro golpe que el coronavirus dio a la escena del jazz o, más bien, a su historia reciente.

Bucky, que había nacido como John Paul, el 9 de enero de 1926, se convirtió en un muy requerido sesionista de grabaciones durante las décadas del cincuenta y del sesenta. Su estilo estaba influido tanto por el jazz sureño surgido a principios de siglo como por el hot club francés, de ahí que haya tenido la posibilidad de haber colaborado con músicos de corrientes tan diferentes como Les Paul, Stephane Grappelli y Benny Goodman. Bucky fue parte de la banda de «Tonight Show» hasta que, en 1972, su anfitrión Johnny Carson decidió mudar su programa a la costa Oeste de los Estados Unidos y el guitarrista comenzó a trabajar en la escena jazzística de clubes nocturnos neoyorquinos. A partir de la década del ochenta comenzó a tocar acompañado por su hijo. Con el paso de los años y la trascendencia de John, Bucky pasó a ser el que acompañaba a su hijo.

La otra voz de Miles

Si Miles Davis hubiera necesitado alguna vez un doble de riesgo, sin duda Wallace Roney habría sido el hombre elegido. Por su capacidad imitativa pero, también, por su calidad de discípulo fiel del gran Miles. El trompetista Wallace , que murió hoy a los 59 años, víctima de coronavirus , perteneció a esa generación de músicos que tuvo la suerte de tener un contacto directo con algunos músicos de una de las generaciones doradas del jazz y la capacidad de abrirse paso en la escena musical norteamericana de las década del ochenta y del noventa, con una música que ya no estaba de moda.

Sin embargo, Wallace se hizo camino tanto como sesionista como en su rol de frontman . Entre 1985 y 2012 grabó 18 discos propios, en algunos casos dos en un mismo año. También participó en grabaciones de figuras consagradas como Tony Williams, Kenny Barron, Chick Corea, Dizzy Gillespie y Art Blakey, entre muchos otros. Haber trabajado con referentes del bop (Blakey y Gillespie) o de la generación jazz-rock (Corea y Williams) lo acreditaron con ilustres pergaminos para un amplio abanico estético dentro de la historia del jazz, hasta llegar a las expresiones más contemporáneas.

FUENTE: LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *