RADIO DIGITAL SAN JUAN

Hoy 13 de Junio fue fundada la provincia de San Juan

REDES SOCIALES

El 13 de junio de 1562Juan Jufré y Montesa, adelantado de la tercera corriente colonizadora que penetró en el territorio por el norte, fundó «San Juan de la Frontera», su actual capital en el valle del Tulum, en nombre de Francisco de Villagra, Capitán General de los Reinos de Chile y de su Majestad el rey Felipe II de España.

«San Juan» fue puesto en honor al Santo Patrono de Jufré, San Juan Bautista.

Para el repartimiento de tierras Juan Jufré utilizó un plano que consistía en un rectángulo de cinco manzanas (o cuadras) por lado y 25 en total. Cada manzana se hallaba dividida por dos ejes perpendiculares en cuatro solares iguales. Al centro se situaba la manzana destinada a Plaza Mayor o de Armas (espacio central), con solares reservados en sus lados para el Cabildo, la Iglesia matriz y la Hermandad de Santa Ana, y parcelas adjudicadas a las familias del conquistador y otras de importancia. Las restantes manzanas se distribuían entre los demás pobladores. En los cuatro extremos del rectángulo de manzanas quedaron los lugares previstos para iglesias y conventos de Santo Domingo, San Francisco y La Merced y para hospitales, separados de españoles y de naturales (nativos). El trazado de San Juan de la Frontera respondió al molde de las poblaciones españolas en las Indias, fijado en 1523 por la Real Cédula de Fundaciones.

El mismo año de la fundación, a pocos meses, Juan Jufré y algunos de los primeros pobladores, regresaron a Chile. Jufré nunca volvió a San Juan. Desde 1562 hasta 1594 San Juan tuvo su asiento en lo que hoy es Concepción, distrito del actual departamento Capital. A pesar de haber transcurrido 32 años desde su fundación, solo se había levantado la iglesia y la casa dominicana. Las viviendas eran, según crónicas de la época “un rancherío (vivienda precaria) que no se diferenciaba mucho del caserío huarpe (nativos del lugar)”.​

A fines de 1593, el Río San Juan arrasó con la ciudad, así es que Luis Jufré la traslada 25 cuadras al sur de su primera ubicación.

En 1776 la Intendencia de Cuyo fue separada de la Gobernación de Chile e incorporada al Virreinato del Río de la Plata, como parte de la provincia de Tucumán. Dos años después pasó a integrar la intendencia de Salta. Por último en 1872, por razones de mejor administración, Cuyo quedó subordinada a la intendencia de Córdoba.

El 1 de marzo de 1820, es el día en que se firmó el acta por la que rompían los vínculos que los unían a la Intendencia de Cuyo y se reunían San Juan, San Luis y Mendoza, las que adquirían soberanía como Estado independiente.

El 22 de diciembre de 1828 el papa León XII ordenó la erección del Vicariato Apostólico de San Juan, independiente del Obispado de Córdoba, siendo Fray Justo Santa María De Oro el primer vicario de la provincia, el cual desempeñaría un papel importante en la gesta emancipadora, ya que conjuntamente con Francisco Narciso de Laprida participaron activamente en el Congreso de Tucumán, que declarara la independencia nacional.

Sus pobladores fueron protagonistas también en la gesta sanmartiniana.

En la etapa de la Organización Nacional, luego de la batalla de Pavón, se destacó la figura del sanjuanino Domingo Faustino Sarmiento, quien llegaría a la presidencia en 1868.

En 1870 se creó el Banco de Cuyo, a iniciativa de Valentín Videla, durante la gobernación en la provincia de José María del Carril. Se trataba de una sociedad anónima, con un capital de 320 mil pesos plata boliviana, suscripto por capitales locales y porteños (de la ciudad de Buenos Aires). El Estado provincial no puso capitales pero le concedió privilegios al designarlo agente financiero de la provincia, ingresando los depósitos judiciales y lo autorizó a emitir billetes al portador con valor de moneda. Funcionó en una casa particular ubicada en la actual calle Rivadavia e intersección la vieja calle Salta (hoy Entre Ríos), solar que hoy ocupa el actual Banco de San Juan.

En 1885 el comercio adquiere un desarrollo inusitado con la llegada del ferrocarril.

El 21 de mayo de 1862 se crea el Colegio Nacional de San Juan fue el tercero que funcionó en Argentina​

En 1894 la ciudad fue afectada por un terremoto, durante el cual experimentó considerables perjuicios materiales, aunque no tantos como pudo suceder dada la mala calidad de la construcción. La edificación tuvo daños importantes, sin características de catástrofe, en las casas se desprendieron las cornisas, parapetos, molduras y revoques; en algunos puntos céntricos de la ciudad los escombros cubrieron el paso de la calle (Laprida esquina Tucumán). Más afectados quedaron los edificios públicos como la Casa de Gobierno inaugurada solo diez años antes, experimentó la destrucción casi completa de la planta alta que obligaría a rehacerla. La Catedral, resultó afectada la torre del costado izquierdo, desprendiéndose sus azulejos y techumbre, y apareció una grieta en el primer arco de su bóveda central. Los viejos templos (iglesias) de La Merced, San Agustín y Santo Domingo (incluso Santo Domingo nuevo, en construcción) quedaron dañados; la capilla de Dolores y la iglesia de San Pantaleón, igual que el Cuartel y Cárcel pública, el Mercado y el teatro Los Andes, destruidos. Se contabilizaron diez víctimas (nueve nacionales y un extranjero, francés), mientras que en la provincia alcanzaron en total a veinte

A comienzos del siglo XX, San Juan estaba edificada casi en su totalidad.

En 1914 fue inaugurado el monumento a Antonino Aberastain. Acontecimiento que significó como antecedentes de lo que hoy es la Plaza Aberastain, que en 1937, durante el gobierno de Juan Maurín, se aprobó el proyecto de dicha plaza. Sin embargo, la obra no se concretó hasta seis años después del terremoto de 1944.

Esté se produjo el día 15 de enero a las 20.49 y alcanzó 7,8 grados de magnitud en la escala de Richter y una intensidad máxima de IX grados en la escala de Mercalli modificada. El epicentro se ubicó a 20 km al norte de la ciudad, en las proximidades de la localidad de La Laja, en el departamento Albardón. Aunque dicha actividad geológica ocurría desde épocas prehistóricas, el terremoto de Mendoza del 20 de marzo de 1861 señaló un hito importante dentro de la historia de eventos sísmicos argentinos ya que fue el más fuerte registrado y documentado en el país. A partir del mismo, la política de los sucesivos gobiernos mendocinos y municipales ha ido extremando cuidados y restringiendo los códigos de construcción.​ Pero solo con el terremoto de San Juan del 15 de enero de 1944 (76 años) el gobierno sanjuanino tomó estado de la enorme gravedad sísmica de la región.

Fue probablemente la mayor tragedia argentina del siglo XX, donde se estimaron aproximadamente unas diez mil víctimas humanas y de una cifra aún mayor de heridos, mientras que el saldo material fue la destrucción total de la ciudad, el San Juan antiguo, de gran valor arquitectónico; tales como el Palacio Episcopal, la Casa España, la Iglesia de Santo Domingo, el Cine Cervantes y hasta la fachada de la Catedral, el Palacio de Justicia, etc. quedaron totalmente reducidos a escombros. También destruyó miles de viviendas, edificios públicos, obras comunales e históricas y la economía de gran parte de la población, que representaban el patrimonio acumulado en varias generaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *